Poema - Gioconda Belli

Es la hora de la idea.
La del más alto erotismo,
del cuerpo reflexivo
meditando los trasiegos:
la materia hecha elixir.

Lees mi piel ahora
como una Biblia leída y vuelta a releer
que contuviera todas las posibles oraciones
necesarias para la humana salvación.

Con los ojos cerrados 
sabes llegar al capítulo del climax
al fragmento más lírico
o a las aún indescifrables profecías.

Es la hora del sabio escriba 
que con la pluma de tinta húmeda y 
la mano sin temblores
traza el placer
con caligrafia exacta.


Gioconda Belli