Don Quijote enjaulado - Gustave Doré

Don Quijote enjaulado - Gustave Doré

Señor –decía Sancho a su señor Don Quijote–, las tristezas no se hicieron para las bestias, sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado se vuelven bestias: vuesa merced se reporte, y vuelva en sí, y coja las riendas de Rocinante, y avive y despierte, y muestre aquella gallardía que conviene que tengan los caballeros andantes.»