Aprende a Confiar

Aprende a Confiar

Sin la confianza no podríamos vivir. Esto a pesar de que toda nuestra existencia es un vaivén entre confiar y desconfiar de los demás: del sistema de gobierno, de los bancos, de las máquinas (incluyendo las computadoras), de las mascotas ajenas o propias e incluso hasta de nosotros mismos. La confianza es una energía poderosísima. Nos hace más fuertes, libres y mejores. Se apoya en la esperanza y nos da seguridad, optimismo y alegría. Sus lazos son la base de todas nuestras relaciones, desde  las que tenemos con nuestros superiores en el trabajo hasta las que gozamos con nuestra familia y seres queridos. Es un tejido muy delicado que si lo rompemos nos condena el recelo, la inquietud y el sufrimiento.