Amnesia de Juventud

Amnesia de Juventud

Hoy en día vemos a los adolescentes como alienígenas con los que no tenemos nada en común, por eso los juzgamos como si fueran adultos, cuando en realidad no están listos. Si cuando hablas con ellos, lo único que recibes es una puerta cerrada, nos toca a los adultos buscar maneras de aproximarnos. Ahora que si siempre lo mantuviste callado de niño o en la habitación contigua para que no estorbara tus conversaciones o te des concentrara de tu trabajo, entonces ¿de que te asombras? ¿Pensabas que mágicamente se iba a convertir en tu mejor amigo?. Creemos que con los reproches, los sermones y las críticas más grandes lograremos controlarlos. Debemos acercarnos a ellos con honestidad y aceptar que ser el adulto de la casa nos obliga a ser guías del adolescente al que de pronto nada le gusta, no quiere obedecer y parece que toda la educación que le damos le viene sobrando.