Los Mayas y el Tiempo Cósmico

Los Mayas y el Tiempo Cósmico

En el pensamiento Maya, el tiempo es cíclico: el día y la noche, la vigilia y el sueño, al vida y al muerte, el principio y el fin, se unen en un ciclo interminable.

Esto proviene de siglos de observación cotidiana y perseverante de la naturaleza, tanto de su entorno humano como del cósmico. Los antiguos olmecas, los mayas y los habitantes del Altiplano de México, simple vista, es decir, sin la ayuda de instrumentos ópticos, escudriñaban los cielos de Mesoamérica para identificar los movimientos en el sistema solar y la ocurrencia de los equinoccios.

De esta rudimentaria manera acumularon conocimientos astronómicos muy avanzados con los cuales desarrollaron y utilizaron varios calendarios, matemáticamente exactos, que funcionan como un gran reloj cuyos engranes están sincronizados con los ciclos astronómicos. Además, pudieron predecir dónde estarían los planetas en fechas futuras y adjudicarles eventos conmemorativos que marcaban ciclos calendáricos.