Ignacio López Tarso y el Teatro


Ignacio López Tarso y el Teatro

Después de varios empleos  y de una nada grata experiencia en los Estados Unidos, donde sufrió un accidente que lo dejó postrado en cama por más de un año, decidió cumplir sus sueños, y en 1949 se inscribió en la Escuela de Arte Dramático, del INBA. Ahí conoció a los artífices del teatro en México, como: Xavier Villaurrutia, Xavier Rojas y Salvador Novo, quienes se convirtieron en sus maestro y mentores. Ellos le sugirieron que modificara su nombre de pila; cuyo apellido original es López López, tomo al final Tarso por que admira  al apóstol Pablo de Tarso.