Contemplación de Jesús según San Ignacio

Contemplación de Jesús según San Ignacio

Para elevar a Dios el alma, una forma muy querida para él porque era la que le había cambiado la vida; es encontrar los milagros de jesus en el Evangelio, leerrlo y meditarlo. Y estaba tan convencido de que eso cambiaría vidas, que gran parte de la suya la consagró a enseñar ese camino a los demás. Esa es la contemplación ignaciana, alma de sus Ejercicio Espirituales. 

Pero si tu le preguntas al mismo San Ignacio en qué consiste esa manera suya de orar, no te dará definiciones, te enseñará a hacerla. Te dirá que si ya cumpliste con todo aquello que te va a facilitar la oración, entonces toma el pasaje del Evangelio que te había señalado para considerarlo, recreándolo con la imaginación y que te incluyas en ella, queriendo ver y contemplar tú también al Señor. Todo eso digamos que es la base de la contemplación de Jesús y vale la pena entenderla con sus propias explicaciones; aunque en esto de orar más que dar explicaciones hay que dar ejemplos.