Leyes para los niños

Leyes para los niños

Al final todo lo hacemos para los niños o decimos que lo hacemos por ellos. Pero las consecuencias no son necesariamente positivas. Hemos establecido normas, por ejemplo, que buscan proteger a los niños del tráfico de personas, pero que al final sólo les impiden viajar con su madre o con su padre. Otras prohíben el trabajo infantil, pero en vez de erradicarlo como se esperaba obligan a lo niños  laborar en peores condiciones que las habituales. Algunas más pretenden evitar que los niños fumen o ingieran bebidas alcohólicas, pero solo logran convertir a los cigarrillos y alcohol en productos más deseados.