Aprendizaje Temprano

Aprendizaje Temprano

El aprendizaje temprano, como su nombre lo indica, tiene como objetivo desarrollar y potenciar a través de juegos, ejercicios, técnicas, actividades y otros recursos como cuentos, refranes, música, etc,  las funciones del cerebro del pequeño, beneficiando su lado intelectual, físico y afectivo. Todo sabemos que los niños nacen con un gran potencial, aunque es la tarea de los padres hacer que éste se desarrolle al máximo, de forma adecuada, positiva y divertida. No se trata de una terapia, ni de un método de enseñanza formal. Es apenas una forma de orientar el potencial y las capacidades de éstos, lo que les permitirá explorar su mundo, adquirir destrezas y habilidades de una manera más natural para entender mejor lo que ocurre a su alrededor. Como hemos podido comprobar en carne propia, es más fácil aprender durante los primeros años de vida. Por ejemplo, andar en bicicleta es una habilidad que se puede adquirir mejor y más rápido cuando somos niños. Tal vez a algunos nos ha ocurrido que nuestros hijos aprenden a manejar la computadora y otros aparatos en unos cuantos minutos, mientras que a nosotros nos ha costado más tiempo.

Algunos refrenes cortos orientados para niños que les ayudan a el aprendizaje y comprensión temprana son:
  • A las diez, en la cama estés: Los niños tiene que acostarse pronto para ir al colegio descansados.
  • En boca cerrada no entran moscas: En determinados momentos es mejor estar callado antes de meter la pata.
  • Zapatero a tus zapatos: No hay que meterse donde no te llaman.
  •  Barriga vacía, no tiene alegría: Comiendo bien se ven las cosas de distinto modo.
  • Abril, aguas mil: Abril es un mes con muchas lluvias.