El idioma de la sonrisa


El idioma de la sonrisa

La felicidad es un fin en sí misma por lo que un día sin sonreir es un día perdido dijero sabiamente el escritor Jorge Luis Borges y el comediante Charles Chaplin. Lo contrario a esta emoción es la tristeza y el enojo. Por eso es importante que todos los seres y mundo sean movidos con y por la alegría. Sonreir y tener una actitud optimista en todo lo que hacemos es contribuir de forma personal con un mejor mundo, además mejora el sistema inmunológico y es también algo que puede ser aprendido y fomentado.