La palabra Carabela

La palabra Carabela

Viene de griego kárabos que puede traducirse como escarabajo y se utilizaba para nombrar a una embarcación ligera. Este término fue cambiado hasta convertirse en carabela y siguió usándose para llamar así al mismo tipo de barcos, ligeros y que tenían tres palos con tres velas, capaces de navegar a a la maravillosa velocidad de 10 kilómetros por hora. 

Estas embarcaciones fueron importantes en los siglos XY y XVI porque no necesitaban remeros para moverse, sino con solo el impulso del viento. Tenían una gran capacidad de carga, lo que les permitia transportar grandes cantidades de alimentos para viajes muy largos.