Encanto Gabriel García Márquez

Encanto Gabriel García Márquez

Buena parte de su encanto se debe al carisma con el que Gabo contaba las aventuras de su oficio: que si sus amigos lo mantuvieron a él y a su familia para escribir; que si a Pera, la mecanógrafa se la cayó el manuscrito en un charco; que si su esposa Mercedes, sacando hasta el último centavo de su monedero, sólo pudo mandar la mitad de la novela por correo al editor. Gabo se convirtió  en una figura cercana, antítesis del snob y representante del famoso boom Latinoamericano.

Forma parte de una nueva clase de creadores que pusieron la región en el mapa a nivel literario y que se mostraron entusiastas hacía otras formas de expresión artísticas.