Orar María y Santos


Cuando uno usa oraciones y rezos para proteccion hacía los santos, estos invocan la intercesión de la Virgen María para poder crecer en las virtudes y en su relación con Cristo; el pecador que se esfuerza para convertirse, se acogerá a ella siempre, como lo hacía notar San Rafael Guízar y Valencia, alabando a María, la esperanza del pecador. Todos somos pecadores: acogemos a tan buena Madre, nos ayuda en nuestra vida frágil para superar la miseria y en el pecado, caminando siempre hacia Jesús.

El Cristiano que se lanza en los brazos de la Virgen con su oración, hallará seguridad en sus brazos, y también obedecerá a su consejo de ser fiel a Jesús. La madre Teresa de Calcuta es un bello ejemplo de hija que se refugia en su Madre. En toda su vida se vio a la santa con el rosario en la mano; cuando le preguntaban por el tiempo que hacía de camino para llegar a algún lugar, ella respondía "está a tres rosarios", "a dos rosarios", dependiendo del número de rosarios que rezaba para recorrer la distancia.