Mostrando entradas con la etiqueta Niños. Mostrar todas las entradas

Útiles duran todo año

Útiles duran todo año

Aunque compres otros lápices de colores, guarda los que quedaron del ciclo anterior, te servirán para reponer algún otro que se extravié; enséñales a tus hijos cuidar sus útiles, así como el modo correcto de usarlos; los lápices, los bolígrafos y las gomas para borrar son los artículos que los niños pierden con mayor facilidad, tal vez te convenga comprarlos por paquete para que no hagan falta. 

Adquierelos en tiendas establecidas, no te dejes llevar por la idea de que por comprar en el comercio informal obtendrás mejores precios, la contrario, incluso podrías estar adquiriendo artículos de mala calidad que pueden ser muy dañinos para la salud.

Impulsar creatividad niños

Impulsar creatividad niños

A los niños hay que ser capaces de escucharlos desde los primeros trazos y sonidos. No podemos reducirlos a un par de ojos que ven, unos oídos que escuchan, un aparato que emite sonidos y una mano que aprieta con dificultad un lápiz sobre una hoja de papel. Verlos sostener torpemente un lápiz y trazar un par de líneas desordenadas es muy grato. No debemos olvidar que ellos ven, escuchan e incluso saborean y respiran todo lo que nos rodea, aunque muchas veces no sepan expresar qué sienten.

De ahí que acompañarlos en esos momentos en los que escriben o dibujan, es tan importante como valioso. Los niños siempre logran expresar, a su singular manera como viven y sienten. Son esas sutiles palabras que pronuncian, esas líneas no finamente trazadas que forman letras y dibujos, que nos enseñan qué y cómo leen. Y a nosotros nos toca estar ahí para escucharlos y copiarlos.

Planifica el tiempo con tu hijo


Planifica el tiempo con tu hijo

Cuanto más atareados se encuentran los chicos, más necesitan de una planificación. Enséñales a sentarse cinco minutos al día para organizar su tiempo. Entrénalos para que no atrasen sus obligaciones poniendo pretextos. Explícales que el sentimiento de culpa hacer perder mucho tiempo. Para salir de este círculo vicioso lo mejor es entrar en acción sin demora.

Enséñales a usar su propio despertador y a hacerle caso cuando suene. Deja que ellos mismos los programen, así podrán comenzar el día sin atropello alguno.