Los constructores y el destructor

Los constructores y el destructor

Darío tuvo un largo reinado en Parsa: 32 años. Lo sucedió su hijo Jerjes, quien durante los 21 años de su imperio invadió Grecia y, tras la batalla de las Termópilas, entró en Atenas e incendió la Acrópolis en el monten Olimpo, ofensa que jamás olvidaron los griegos. Lo sucedio Artajerjes I, "La Larga Mano", quien gobernó durante 40 años y firmó un pacto de paz  con Atenas en el 449 a.C. luego de duras disputas dinásticas que originaron secesiones en el imperio.