El llevar flores a los difuntos

El llevar flores a los difuntos

El espíritu de esta costumbre tiene que cristianizarse; hay que llevar las flores con el perfume de la fe, porque en esas cenizas, honramos y admiramos lo que queda del templo y habitación del Espíritu Santo; esos cuerpos estuvieron injertado en el cuerpo de Cristo durante su peregrinar por ésta tierra de la que fueron hechos a imagen de Dios. Vamos a los cementerios no por tradición; no, vamos a reparar en cierta manera el olvido en que podemos tenerlos a lo largo del año; las flores como tales no valen nada para ellos si no se transforman en un signo y en un himno a la esperanza; a pesar de esta situación, esos cuerpo resucitarán.