Mostrando entradas con la etiqueta Lecturas. Mostrar todas las entradas

Crónica gran género literatura


Crónica gran género literatura

Cualquiera que haya sido la razón, el hecho es que eso fue, precisa y paradójicamente, lo que dio al género su gran libertad, pues no tuvo que aceptar las modas temáticas o estilísticas ni las imposiciones de los editores o del mercado, no se planteó problemas de trascendencia, de dogmas culturales, artísticos o ideológicos, y fue suya tal amplitud de posibilidades y tal flexibilidad, que terminó por conseguir, tanto formal como temáticamente, ser el género que mejor les permite a los escritores decir lo que quieren decir y del modo como lo quieren decir. El resultado es que son textos siempre frescos, siempre fluidos, siempre amenos, incluso cuando sus temas no lo son, como sucede con las crónicas actuales.

Y para lectores, esa libertad significó encontrarse al mismo tiempo con el retrato de la realidad y con la agilidad del relato bien escrito. Porque en la crónica, la palabra es información y es arte, es objeto para el saber y para el placer. Y por ello se convirtió en el género más frecuentado en la literatura mexicana, el más se lee.


Migraciones Nueva Realidad


Migraciones Nueva Realidad


Hace ya muchos años que la migración de mexicanos hacia Estados Unidos encuentra crecientes dificultades: mayores costos, más represión y múltiples peligros. Ello ha conducido a una caída en su número. Pero las migraciones hacía Estado Unidos no cesan. Ahora tienen un origen geográfico distinto y diverso: hondureños, salvadoreños y cubanos, entre los más visibles, aunque también los hay africanos, asiáticos, brasileños, venezolanos, colombianos, españoles, peruanos...

Sin embargo, ante las nuevas y draconianas restricciones para el internamiento en suelo estadounidense, esta creciente migración se ve obligada, contra su voluntad a permanecer en México. Este fenómeno, aunado al menor éxodo de mexicanos, está generando un radical cambio en la calidad migratoria de México: de país de expulsión a, tierra de destino. Todo esto llevará a México a replantear su política migratoria.


Mejor momento para aprender


Mejor momento para aprender

El aprendizaje se asimila fácilmente durante los primeros años de vida. Nadar, patinar o andar en bicicleta, son habilidades que se aprenden mejor y más rápidamente en la niñez. Los pequeños aprenden, incluso a manejar computadoras y otros aparatos tecnológicos, en apenas algunos minutos. No obstante, eso no quiere decir que debamos abrumarlos de tareas, ya que en la enseñanza también existen límites y el mejor momento para ello.

Los niños tienen una enorme capacidad para absorber todo lo bueno y lo malo que existe a su alrededor. En este sentido, es muy importante rodearlos de un ambiente tranquilo, donde las personas convivan de acuerdo a los valores que se desean desarrollar en el pequeño. Además, es importante señalar que cuantos más estímulos reciba durante los primeros meses, más habilidades desarrollará.